Barcelona Foradada: Geolocalitzant la Guerra Civil

| Refugios y bombardeos sobre Barcelona durante la Guerra Civil


Deja un comentario

Georreferenciación de cartografía de Barcelona de 1936.

Esta publicación tiene como objetivo ampliar los conceptos de georreferenciación que se explicaron durante el apartado de “Callejero y localización de refugios”. El proceso conllevó georreferenciar los 28 planos topográficos de Barcelona de 1936, escala 1:5.000, disponibles en la Cartoteca Digital del ICC (Institut Cartogràfic de Catalunya). Este paso se ha considerado necesario ya que hay localizaciones que no se corresponden con la toponimia actual.

En algunos casos, el cambio de la toponimia es debido a alteraciones en el nombre de las calles, como puede ser el ejemplo de la Avenida de Diagonal (antes Av. del 14 d’Abril, figuras 1 y 2).

Figura 1. Toponimia de Barcelona en el año 1936.Figura 1. Toponimia de Barcelona en el año 1936.

Figura 2. Toponimia actual de Barcelona.Figura 2. Toponimia actual de Barcelona.

En otros casos, el cambio se debe a fábricas que en la actualidad no existen, esto ocurre sobre todo en las zonas del Poble Nou, Zona Franca y a los márgenes del río Besòs (en las figuras 3 y 4 se aprecian estos cambios para la zona del Poble Nou).

Figura 3. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, 1936.Figura 3. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, 1936.

Figura 4. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, actualidad.Figura 4. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, actualidad.

Además, hay hojas con grandes áreas de no coincidencia en las zonas periféricas de la ciudad (Figura 5). Zonas destinadas al emplazamiento de fábricas y áreas de cultivo, por ejemplo, o simplemente que no habían sido, aún, absorbidas por la ciudad. En algunas de estas áreas solo se han podido localizar tres puntos de control, renunciando a la garantía de obtener una transformación óptima. Este proceso se realiza utilizando la herramienta de georreferenciación de ArcGIS, que emplea una transformación polinómica basada en algoritmos de mínimos cuadrados. El número mínimo de puntos de control para poder realizar dicha transformación es tres, de forma que se tiene una transformación polinómica afín de primer orden; No obstante, es recomendable utilizar más de tres puntos para descartar errores a la hora de introducirlos. Además se deberían de distribuir de forma espaciada en la imagen, para evitar que esta transformación sea extrapolada en zonas faltas de puntos de control, lo cual puede producir errores. Para más información puede consultarse el Resource Center de ArcGIS, donde se explica el funcionamiento de esta herramienta.

A pesar de todo, y teniendo en cuenta que el resultado será una herramienta de apoyo, las imágenes georreferenciadas obtenidas son de una precisión suficiente para localizar las ubicaciones que no existen en la actualidad.

Figura 5. Diferencias entre 1936 y la actualidad en la Zona Franca.Figura 5. Diferencias entre 1936 y la actualidad en la Zona Franca.

Por último, en lo que a equivalencias del periodo de la Guerra Civil y actualidad se refiere, el cambio de suelo urbanizado en la zona del litoral también ha sido muy pronunciado (Figura 6). Sobre todo en las zonas del Puerto de Barcelona, Somorrostro y la actual Anella Olímpica. Además, si a esto le añadimos que la superficie representada de estas zonas es escasa en sus respectivas hojas (Figura 7), la tarea de rectificación se complica aún más.

Figura 6. Transformación del litoral en la Anella Olímpica.Figura 6. Transformación del litoral en la Anella Olímpica.

Figura 7. Hoja con escasez de representación cartográfica.Figura 7. Hoja con escasez de representación cartográfica.

A parte de los aspectos relacionados con los cambios de urbanismo a lo largo del tiempo ha habido otro aspecto que no ha facilitado todo el proceso. En la actualidad los planos suelen tener algún tipo de referencia cartográfica, ya sea en el marco o mediante una cuadrícula con las coordenadas. Además, todo plano ha de tener un solape con el que lo precede y el que lo sigue. Estos dos aspectos no se dan en dicha cartografía de 1936; ni los planos tienen referencias cartográficas, ni guardan solapes los unos con los otros (Figura 8).

Figura 8. Confluencia, sin solape, de 4 hojas del topográfico en la Plaza de Tetuán.

Figura 8. Confluencia, sin solape, de 4 hojas del topográfico en la Plaza de Tetuán.

Una vez georreferenciadas las 28 hojas del topográfico de 1936, se ha de exportar cada imagen. Hasta este momento, la imagen transformada dispone sus píxeles de forma romboidal, pero en el momento de exportarla cada uno de estos píxeles vuelve a adoptar una malla formada por celdas ortogonales. Es por esta razón que en el momento de definir el tamaño del píxel que se va a exportar, se escoja uno que no cause mucha pérdida de información. Así, se han asignado píxeles de 30×30 centímetros en lugar de los 60×60 cm. que trae por defecto ArcGIS, obteniendo un resultado aceptable (Figura 9).

Figura 9. Diferencia de resultado final con tamaño de píxel de 30x30 cm. y 60x60 cm. respectivamente.

Figura 9. Diferencia de resultado final con tamaño de píxel de 30×30 cm. y 60×60 cm. respectivamente.

Pese a que los contenidos tratados en esta entrada son, seguramente, obvios para todo aquel que esté famirializado con los diferentes procesos SIG y/o procesamiento de imágenes en general, he considerado necesario explicar estos conceptos debido a la temática que envuelve el proyecto. Con esta publicación he querido intentar que una persona con formación no técnica, como puede ser procedente de estudios de humanidades o historia, pueda comprender parte de lo que este proceso conlleva. Espero que no haya sido muy aburrido y obvio para unos y que resulte aclarador para los otros.