Barcelona Foradada: Geolocalitzant la Guerra Civil

| Refugios y bombardeos sobre Barcelona durante la Guerra Civil


Deja un comentario

Implementación de la BBDD (2ª Parte)

 3.2.2. Implementación de los campos de la tabla principal.

Tras haber introducido los valores correspondientes a la ubicación de los refugios se procede a registrar los datos característicos de los refugios.

  • Tipología: Los refugios podían ser de tipo mina (los más comunes debido a que eran los que más fácil y rápidamente se construían), sótano (espacios más amplios a los de mina), trinchera (zanja abierta a lo largo de la calle, protegida con sacos de tierra), de alcantarillado, mina de agua, túnel (como es el caso de los túneles/estaciones de metro y ferrocarriles), bajos (muy frecuentes en el caso de locales comerciales), pisos, etc.
  • Número de entradas.
  • Longitud y anchura.
  • Metros lineales de galería, de pared y de hormigonado.
  • Número de entradas con escalera.
  • Longitud y profundidad de las escaleras.
  • Número de lavabos.
  • Capacidad.
  • Presupuesto.
  • Estado según diferentes inspecciones realizadas, marcando los refugios que ya existía constancia de haberse finalizado, los que se había renunciado a la construcción, los que eran aptos/no aptos, refugios en construcción, etc. La información correspondiente a refugios cuyas obras habían comenzado o que ya estaban bastante avanzados no es significativa de que se hubiera completado la construcción, debido a que no se encontró ninguna documentación que así lo confirmase.
  • Clasificación. Si cumplía las condiciones mínimas de seguridad, si se podía mejorar, si no era apto, etc.
  • Fecha de clasificación. Corresponde a la fecha en que se realizó la inspección por parte de la JLDP.
  • Construido por, diferenciando entre el Ayuntamiento de Barcelona o la JLDP. En caso de no ser ninguno de estos, se puede suponer que los encargados de la construcción fueron los vecinos, responsables de fábricas, comercios y escuelas, etc. Sin embargo este último valor no se ha introducido en la BBDD por no encontrarse ninguna confirmación de este dato.
  • En caso de haber sido construido por el Ayuntamiento o por la JLDP, se marca de forma positiva el campo correspondiente a si estaba subvencionado.
  • Si existe plano de detalle del refugio.
  • Fecha de acabado.

Pese a la gran variedad de información encontrada, ésta es bastante heterogénea, encontrando refugios con información de casi todos los campos descritos y refugios sin ningún tipo de información. Lamentablemente, los datos responden a los documentos cuidadosamente almacenados en los diferentes archivos de historia consultados en Barcelona. Es completamente comprensible que debido a los efectos de la guerra y la postguerra, mucha de esta información se hubiera perdido o simplemente no se hubiera llegado a registrar. Es necesario recordar que en un periodo de tres años se llegaron a construir cerca de 1400 refugios antiaéreos y que las circunstancias del momento podrían haber dificultado registrar tal cantidad de información.

Por ejemplo, se han registrado 185 valores de presupuestos y 374 valores de capacidad. Además gracias a la longitud de los refugios (271 registros), se ha podido hacer una estimación de capacidad de 78 refugios, teniendo entonces un total de 452 refugios con datos de capacidad. Este cálculo se ha realizado, tal y como aparece en los pliegos de seguridad de la JLDP, en base a 4 personas por metro lineal.

3.2.3. Implementación de equipamientos.

Una vez introducidas las direcciones de cada uno de los refugios, se comenzó con la recopilación de información de interés. En el Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona, se localizaron varias carpetas en las que figuraban datos sobre suministros de alumbrado  y botiquines a algunos refugios.

De alumbrado se han introducido 90 registros de material según tipo mina, pared y una tercera indeterminada, para 70 refugios.

Mientras que para el caso de los botiquines se han introducido 124 registros de 121 refugios diferenciando por las dimensiones (pequeño, grande, indefinido), aunque no se ha encontrado ninguna aclaración de las medidas exactas.

3.2.4. Implementación de materiales.

Para el caso de los materiales utilizados en la construcción de los refugios, se han introducido 920 registros para 183 refugios. La información encontrada ha sido muy variada, pilares de madera, vigas, mortero, grava, cal, yeso, etc. hasta un total de 72 categorías. En cuanto a las unidades de medida, no se han podido estandarizar porque algunos registros venían dados en metros cuadrados, cúbicos, sacos, metros lineales… Además se ha introducido también la fecha en la que el material fue suministrado al refugio.

Se ha de tener en cuenta que los datos que existen en el registro son limitados y mucha información ha desaparecido, por lo tanto no se puede pretender que la información relativa a los materiales empleados sea la exacta para cada refugio, pero sí que sirve para tener una orientación de qué materiales se usaron.

Por otro lado, muchos de los datos que se han encontrado se referencian a los refugios por su dirección en lugar de por el número de expediente de los mismos, dificultando la tarea. Por este motivo, algunos materiales no han podido ser introducidos debido a que la dirección que aparece en los archivos es imprecisa. Por ejemplo si aparece un registro de material cuya localización es Calle de Provença (sin especificar el número de portal) aparecen 19 refugios en la base de datos, por lo que es imposible asignarle el correcto.

Figura 5. Extracto de la tabla Materiales, de la BBDD.

Figura 5. Extracto de la tabla Materiales, de la BBDD.

3.2.5. Implementación de vigilantes y operarios.

Los registros correspondientes a los vigilantes y a los operarios se introdujeron en dos tablas separadas. Así, para el caso de los vigilantes se introdujeron un total de 84 registros pertenecientes a 13 refugios. En lo que respecta a los operarios que participaron en las labores de construcción de los refugios se encontraron 38 registros distribuidos en 35 refugios.

Figura 6. Extracto de la tabla Vigilantes, de la BBDD.

Figura 6. Extracto de la tabla Vigilantes, de la BBDD.

Como ya se ha comentado anteriormente, los datos recogidos se caracterizan por su heterogeneidad, habiendo refugios sobre los cuales se ha encontrado información muy completa, mientras que de otros no se ha podido registrar ningún dato más que su dirección. No obstante, los contenidos almacenados servirán para orientar al usuario de las magnitudes de capacidad de algunos refugios, materiales más comunes empleados en la construcción, etcétera. Se ha de felicitar y valorar la labor de los diferentes archivos encargados de conservar y de permitir la consulta de estos documentos ya que, sin su labor, seguramente estaríamos hablando de la inexistencia de documentos disponibles en vez de su escasez.

En la próxima publicación se explicará cómo se realizará el proceso de salida de información de la BBDD, la cual será mediante informes creados desde Microsoft Access y en varias fichas según la complejidad de la misma.

 


Deja un comentario

Georreferenciación de cartografía de Barcelona de 1936.

Esta publicación tiene como objetivo ampliar los conceptos de georreferenciación que se explicaron durante el apartado de “Callejero y localización de refugios”. El proceso conllevó georreferenciar los 28 planos topográficos de Barcelona de 1936, escala 1:5.000, disponibles en la Cartoteca Digital del ICC (Institut Cartogràfic de Catalunya). Este paso se ha considerado necesario ya que hay localizaciones que no se corresponden con la toponimia actual.

En algunos casos, el cambio de la toponimia es debido a alteraciones en el nombre de las calles, como puede ser el ejemplo de la Avenida de Diagonal (antes Av. del 14 d’Abril, figuras 1 y 2).

Figura 1. Toponimia de Barcelona en el año 1936.Figura 1. Toponimia de Barcelona en el año 1936.

Figura 2. Toponimia actual de Barcelona.Figura 2. Toponimia actual de Barcelona.

En otros casos, el cambio se debe a fábricas que en la actualidad no existen, esto ocurre sobre todo en las zonas del Poble Nou, Zona Franca y a los márgenes del río Besòs (en las figuras 3 y 4 se aprecian estos cambios para la zona del Poble Nou).

Figura 3. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, 1936.Figura 3. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, 1936.

Figura 4. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, actualidad.Figura 4. Cambio de la toponimia en la zona del Poble Nou, actualidad.

Además, hay hojas con grandes áreas de no coincidencia en las zonas periféricas de la ciudad (Figura 5). Zonas destinadas al emplazamiento de fábricas y áreas de cultivo, por ejemplo, o simplemente que no habían sido, aún, absorbidas por la ciudad. En algunas de estas áreas solo se han podido localizar tres puntos de control, renunciando a la garantía de obtener una transformación óptima. Este proceso se realiza utilizando la herramienta de georreferenciación de ArcGIS, que emplea una transformación polinómica basada en algoritmos de mínimos cuadrados. El número mínimo de puntos de control para poder realizar dicha transformación es tres, de forma que se tiene una transformación polinómica afín de primer orden; No obstante, es recomendable utilizar más de tres puntos para descartar errores a la hora de introducirlos. Además se deberían de distribuir de forma espaciada en la imagen, para evitar que esta transformación sea extrapolada en zonas faltas de puntos de control, lo cual puede producir errores. Para más información puede consultarse el Resource Center de ArcGIS, donde se explica el funcionamiento de esta herramienta.

A pesar de todo, y teniendo en cuenta que el resultado será una herramienta de apoyo, las imágenes georreferenciadas obtenidas son de una precisión suficiente para localizar las ubicaciones que no existen en la actualidad.

Figura 5. Diferencias entre 1936 y la actualidad en la Zona Franca.Figura 5. Diferencias entre 1936 y la actualidad en la Zona Franca.

Por último, en lo que a equivalencias del periodo de la Guerra Civil y actualidad se refiere, el cambio de suelo urbanizado en la zona del litoral también ha sido muy pronunciado (Figura 6). Sobre todo en las zonas del Puerto de Barcelona, Somorrostro y la actual Anella Olímpica. Además, si a esto le añadimos que la superficie representada de estas zonas es escasa en sus respectivas hojas (Figura 7), la tarea de rectificación se complica aún más.

Figura 6. Transformación del litoral en la Anella Olímpica.Figura 6. Transformación del litoral en la Anella Olímpica.

Figura 7. Hoja con escasez de representación cartográfica.Figura 7. Hoja con escasez de representación cartográfica.

A parte de los aspectos relacionados con los cambios de urbanismo a lo largo del tiempo ha habido otro aspecto que no ha facilitado todo el proceso. En la actualidad los planos suelen tener algún tipo de referencia cartográfica, ya sea en el marco o mediante una cuadrícula con las coordenadas. Además, todo plano ha de tener un solape con el que lo precede y el que lo sigue. Estos dos aspectos no se dan en dicha cartografía de 1936; ni los planos tienen referencias cartográficas, ni guardan solapes los unos con los otros (Figura 8).

Figura 8. Confluencia, sin solape, de 4 hojas del topográfico en la Plaza de Tetuán.

Figura 8. Confluencia, sin solape, de 4 hojas del topográfico en la Plaza de Tetuán.

Una vez georreferenciadas las 28 hojas del topográfico de 1936, se ha de exportar cada imagen. Hasta este momento, la imagen transformada dispone sus píxeles de forma romboidal, pero en el momento de exportarla cada uno de estos píxeles vuelve a adoptar una malla formada por celdas ortogonales. Es por esta razón que en el momento de definir el tamaño del píxel que se va a exportar, se escoja uno que no cause mucha pérdida de información. Así, se han asignado píxeles de 30×30 centímetros en lugar de los 60×60 cm. que trae por defecto ArcGIS, obteniendo un resultado aceptable (Figura 9).

Figura 9. Diferencia de resultado final con tamaño de píxel de 30x30 cm. y 60x60 cm. respectivamente.

Figura 9. Diferencia de resultado final con tamaño de píxel de 30×30 cm. y 60×60 cm. respectivamente.

Pese a que los contenidos tratados en esta entrada son, seguramente, obvios para todo aquel que esté famirializado con los diferentes procesos SIG y/o procesamiento de imágenes en general, he considerado necesario explicar estos conceptos debido a la temática que envuelve el proyecto. Con esta publicación he querido intentar que una persona con formación no técnica, como puede ser procedente de estudios de humanidades o historia, pueda comprender parte de lo que este proceso conlleva. Espero que no haya sido muy aburrido y obvio para unos y que resulte aclarador para los otros.


Deja un comentario

3.2 Implementación de la BBDD. Callejero y localización de los refugios.

3.2.            Implementación de la BBDD.

3.2.1. Callejero y localización de los refugios.

Tras definir la BBDD tal y como se ha explicado, se comenzó con el proceso de implementación de la misma con la información recopilada en los distintos archivos históricos. Los primeros campos a rellenar fueron los que ubican los refugios en la ciudad de Barcelona, es decir, la dirección mediante el nombre de las calles.  La localización viene dada principalmente de las siguientes maneras:

  • Nombre de la calle y número exacto de portal.
  • Nombre de la calle comprendida entre otras dos que la intersectan.
  • Conjunto de calles que conforman la manzana donde se ubica.
  • Nombre de un espacio concreto (un grupo escolar, hospital, fábrica, etc.)

Como se ha comentado en el apartado anterior, el nombre de las calles se incorporó a la BBDD a partir del callejero de Barcelona obtenido en el portal del mismo ayuntamiento, en la sección de Open Data. De esta manera, eliminando los duplicados que contiene el archivo, se pudo introducir de manera inequívoca el nombre de las calles.

No obstante, a pesar de este recurso, el proceso para introducir estos datos ha sido minucioso, laborioso y farragoso. Minucioso y laborioso porque se ha introducido una a una las direcciones de los 1367 refugios encontrados en los archivos con datos que, en el caso de venir dados por las calles que delimitan la manzana, cuadruplican la faena.  Este proceso llevó dos semanas de trabajo.

Farragoso porque en el proceso de introducir las calles, se detectó el obstáculo que el urbanismo de la ciudad de Barcelona en el año 1936 no tiene por qué coincidir con el actual. Se localizaron calles cuyo nombre ha cambiado (Figura 3), como es el caso de la Avenida de Diagonal (antes de 14 d’Abril), Calle de Sant Antoni M. Claret (Mutualitat) o la Calle de Gran de Gràcia (Salmerón).

Diferencia en el nombre de las calles y distritos.

Figura 3. Diferencia en el nombre de las calles y distritos.

Otras calles en cambio mantienen el nombre, pero su longitud no es la misma; es el caso de la calle de Alí Bei, cuya correspondencia a la actualidad está formada por C/ de Alí Bei más C/ de Tànger y C/ de Màrroc. También se da el caso de calles cuyo nombre en 1936 no guarda relación con la ubicación en la actualidad, pudiendo haber cambiado de distrito. Y por último, hay refugios que como único dato de localización tienen registrado el nombre de una fábrica, empresa o grupo escolar que puede no existir en la actualidad, como es el caso de la fábrica de “Habano Cien-Fuegos”.

Algunos de estos problemas ya han sido solventados, en parte gracias a la información que nos dan las otras calles que la intersectan y en parte al Nomenclátor Virtual que ofrece el Ayuntamiento de Barcelona. La limitación que, salvo contadas excepciones, tiene esta herramienta, es que solo se puede buscar calles que existan a la actualidad y entonces  devuelve los nombres que ha tenido anteriormente, pero no al revés.

Por estos motivos en este momento existen unos 106 refugios cuya ubicación es desconocida o inexacta. Para intentar solventar este problema se consultará la serie de planos 1:5.000  del Servicio Topográfico del Ayuntamiento de Barcelona, realizada entre 1933 y 1936 (Figura 4). Estos planos están disponibles en la Cartoteca Digital del Institut Cartogràfic de Catalunya (ICC) y son de libre acceso, siempre y cuando se cite a esta entidad como fuente. Para facilitar el proceso de localización de dichos refugios en esta cartografía se ha procedido a georreferenciar cada una de las hojas asignando como mínimo cuatro puntos de control. En algunos casos la identificación de dichos puntos no resultó difícil, ya que la distribución de las manzanas no ha cambiado, pero  zonas que antes eran industriales o las periferias de la ciudad presentaron mayor complicación debido a los grandes cambios en el urbanismo de la ciudad en todos estos años.

Hoja B1 del mapa a escala 1:5.000 de Barcelona (Fuente ICC)Figura 4. Hoja B1 del mapa a escala 1:5.000 de Barcelona (Fuente ICC).

Una vez georreferenciadas todas las hojas, se exportaron con un tamaño de píxel de 30 centímetros, ya que a mayores medidas la calidad resultante impedía entender el nombre de las calles. Esta decisión provoca que una imagen que originalmente mide en torno a 10 MB, pase a ocupar 38 MB una vez georreferenciada. Por último, las imágenes rectificadas se convierten a formato KMZ, de manera que puedan incorporarse al software Google Earth (Figura 5). Así la comparación del callejero en 1936 con el actual resultará más fácil gracias al motor de búsqueda de Google. Además, los planos se han georreferenciado sobre la proyección cartográfica UTM sobre el dátum ETRS89 de manera que coincida con las ortofotografías que se pueden consultar en Google Earth.

Para los que no estén familiarizados con los sistemas de representación cartográfica, hasta hace unos años España utilizaba el dátum ED50 con proyección UTM (Universal Transversal de Mercator) y cada país europeo tenía otra proyección cuyo elipsoide se adaptaba mejor a su territorio. Actualmente hay un proceso de conversión de proyecciones, de forma que en toda Europa se utilice un mismo estándar de representación, siendo el ETRS89.

 Incorporación del Plano Topográfico escala 1:5000 de Barcelona a Google Earth.Figura 5. Incorporación del Plano Topográfico escala 1:5000 de Barcelona a Google Earth.

Por último, otro conflicto de menor magnitud, es que la numeración de los distritos también ha cambiado. Por ejemplo en el caso de la Figura 3, el número del distrito en 1936 era el IX, cuando hoy le correspondería el IV.

La fase actual del proyecto se encuentra en revisión de las ubicaciones mencionadas, ya que no hay un único listado, de forma que se pueda ampliar información de las calles desconocidas así como detectar posibles errores de introducción de datos. Calculo que este paso no lleve más de un día.

Además, ya se han comenzado a introducir datos de presupuestos, estados de los refugios, materiales empleados, iluminación y superficie. Estos datos están consultados en el Arxiu Contemporani Municipal de Barcelona (ACMB) y en el Arxiu Històric del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya (COAC).

Espero que esta entrada, con la que pretendo ser fiel al proceso del proyecto y sus dificultades, les haya resultado interesante. Muchas gracias.